Hola:

Probablemente todos estemos de acuerdo en que el principal objetivo de un producto de mantenimiento para lentes de contacto es la desinfección, pero no todos los sistemas son iguales ni desinfectan igual.

Cristina Mendoza | Responsable de Marketing

Todos los líquidos de mantenimiento tienen que superar una prueba de eficacia desinfectante antes de llegar al mercado


Cuando se va a poner en el mercado un nuevo producto para el mantenimiento de lentes de contacto hay una prueba imprescindible que se debe superar con éxito: el Stand Alone Test.

Este ensayo mide la capacidad desinfectante de un sistema de mantenimiento. Consiste en inocular en dicho sistema cargas conocidas de diferentes microorganismos patógenos y ver cuánto tiempo transcurre hasta que los gérmenes se hayan reducido de manera lo suficientemente significativa para no representar un peligro para el ojo.

Un sistema adecuado consigue esta reducción en un intervalo de tiempo menor a 6 horas. Este objetivo se debe alcanzar además sin alterar los parámetros de la lente, ni afectar a su comodidad de uso.


¿Es más eficaz en la desinfección una solución única o un sistema de peróxido?


Sin duda es más eficaz en la limpieza de las lentes de contacto un sistema de peróxido al 3% con pastilla neutralizadora.

Pero, si todos los líquidos deben superar el Stand Alone Test, entonces ¿por qué podemos establecer distintos niveles de desinfección según se trate de una única o un peróxido?

Porque un sistema de peróxido, como Hidro Health H2O2, supera con creces los límites de desinfección mínimos establecidos por la norma, quedando muy por encima de los valores de desinfección de una solución única.

Por tanto, ambos productos desinfectan, pero la capacidad de desinfección del peróxido es mucho mayor.


Según esto, ¿es conveniente recomendar en todos los casos un sistema de peróxido?


No siempre es conveniente recomendar un sistema de peróxido.

Si el usuario tiene, por ejemplo, ojo seco, será más adecuado recomendarle una solución única con ácido hialurónico, que le garantice un confort prolongado y una buena hidratación. Si se trata de alguien con ojos sensibles, un sistema de peróxido será la mejor opción, pues no contiene conservantes.

Hay también otros muchos factores a tener en cuenta: el tipo de lente, el estilo de vida del usuario, el tiempo que va a llevar las lentes puestas a lo largo del día y otras consideraciones. El profesional de la óptica posee los medios y conocimientos adecuados para prescribir el producto correcto y sabe de la importancia de esta elección.

Así pues, la decisión final de qué es más conveniente en cada caso sólo depende de ti.


Espero que esta información te haya resultado útil.

Gracias por estar ahí.



Si prefieres no recibir correo comercial de Disop, haz clic aquí